MI WIFI, MIS NORMAS: LOS PADRES AL DEBATE

MI WIFI, MIS NORMAS: LOS PADRES AL DEBATE

  • por
Padres y redes sociales

LECTURA Y ESCUCHA DE LA CLÍNICA PSICOANALÍTICA EN TIEMPOS DEL TIK TOK
I JORNADA ACADÉMICA MÁSTER PSICOTERAPIA PSICOANALÍTICA EN NIÑOS, ADOLESCENTES Y PADRES (2022):

MI WIFI MIS NORMAS, LOS PADRES AL DEBATE

Me gustaría pensar todas las cuestiones que cruzan este texto no solo desde la patología. Hoy en día hay una tendencia a pensar en las dificultades nombrándolas enseguida con una etiqueta diagnóstica. Este esfuerzo nos corresponde a todos porque es más sencilla esta tendencia que abrir un camino de reflexión. Fijaros, me voy al título: Lectura y escucha de la clínica psicoanalítica en tiempos del Tik Tok, ahí, si me lo propongo, desde la mirada de la patología ya tengo dos diagnósticos “EL TIC y el TOC”. Y daría lugar a un escrito completamente diferente.

Con respecto al título que os acabo de mencionar, puede que cuando leáis estas palabras, Tik Tok haya sido desplazada por otra aplicación. Los cambios vertiginosos cruzan hoy en día, convirtiendo rápidamente en obsoleto lo que estaba de moda o aquello que se acaba de adquirir, sin que la magia de la permanencia pueda remediarlo. Para los padres que nos consultan los cambios de igual manera son rápidos e intensos, tanto que los referentes de la generación precedente no sirven de guía en el presente.

La duración de las cosas es algo muy enclenque. La frase de “cuanto antes mejor” parece ser una brújula que orienta nuestras vidas, cuanto antes los niños sepan inglés, nadar… El tema del tiempo cruza todo, en nuestro trabajo también. A veces, las peticiones que realizan los padres nos sitúan en una posición de riesgo; dado el sentido de urgencia con que nos consultan y la ausencia de reflexión acerca del síntoma, la combinación de esas dos circunstancias tiene como desenlace la tendencia a depositar el conocimiento en el analista, eludiendo el compromiso y el conocimiento que como padres les pertenece desarrollar. Tenemos un momento de muchos cambios y la creatividad en el analista es un arma para pensar la clínica, no podrá acontecer si nos quedamos adheridos a un discurso.

La actitud social en la actualidad gira en torno a lo inmediato, lo eficaz. El silencio más bien parece una manifestación de negatividad. El silencio no produce nada “rentable” por eso el capitalismo ama el ruido de la hipercomunicación. Hay un concepto clave en psicoanálisis que es el CONCEPTO DE ELABORACIÓN, y la elaboración requiere trabajo y tiempo.

¿Por qué es importante pensar en el trabajo con padres?

En nuestro trabajo como psicoanalistas siempre tenemos en cuenta la singularidad de cada uno de los consultantes que recibimos. En el trabajo con niños y adolescentes de manera muy particular además, ubicamos esa consulta en el contexto familiar y social en el que ese niño está inmerso. Es desde ahí donde pienso la importancia del trabajo con padres. Al hablar de padres me estoy refiriendo como ya sabéis a funciones.

Quizá esta vía de trabajo: que no quede fuera la delicada trama que une patología individual con estructura familiar nos ayude a salir de la sobremedicalización. Otra cuestión que nos convoca a todos los que trabajamos con niños y adolescentes.

El síntoma diagnosticado es un lugar de identificación, lo cual lejos de ayudar a abrir la subjetividad la amordaza con la etiqueta y en segundo término suele aparecer la solución para aplacar el síntoma, la medicalización. Esto nos puede llevar a preguntarnos ¿Por qué parece que somos el último recurso que solicitan?

El gran reto de la psicopatología, diagnosticar la enfermedad sin PATOLOGIZAR LA SINGULARIDAD pero ¿por qué hay tanta demanda de uso de medicación? ¿Por qué los padres se someten con tanta facilidad al discurso médico?

Una parte muy importante en nuestro trabajo con las familias será fundamentar la importancia de un trabajo psicoanalítico en el campo de la prevención sobre todo cuando las consultas que nos realizan los padres se refieren en muchos casos a síntomas caracterizados por problemas de conducta; niños que molestan, en el entorno familiar o en el colegio.

Nuestro trabajo tratará siempre de rescatar subjetividades. Intervenciones tempranas con los padres no en el sentido de predicción oracular, sino de distinguir clara y tempranamente salud de enfermedad para evitar que esta última avance. Es una buena intervención cuando escuchamos a estos padres y bajamos angustias.

¿Qué reclama el niño con sus síntomas? ¿Para qué dar lugar a los padres?

Para hallar discriminación entre lo del niño y lo de ellos.

Para que asuman al niño por el que consultan en su semejanza y en su diferencia.

Cuando uno tiene la familia originaria dentro, el vínculo de pareja está hipotecado por una historia originaria de los padres: madres, padres, muy preocupados de que al hijo le pase lo mismo o muy preocupados de que al hijo no les falte como les faltó a ellos.

Nosotros les ofrecemos un lugar para construir enlaces que posibilita que puedan diferenciar la propia familia de la familia que tuvieron cada uno.

Que puedan hacer un lugar al niño por el que consultan.

Que puedan dar lugar a las cosas nuevas y que éstas, puedan ser distintas a la historia individual que cada uno trae. Uno se siente pareja cuando hace sitio a lo que para el otro es importante: “En mi diferencia tengo en cuenta la tuya”.

Ahora los padres nos piden cita por WhatsApp, nos preguntan el coste de la sesión por WhatsApp, pueden darse anulaciones o cambios de sesiones de última hora por WhatsApp. Son temas conocidos, son los temas de siempre pero con la nueva forma de comunicación adquieren matices para pensar. ¿Realmente es tan distinto?

El psicoanálisis no puede ser un cuestionario práctico que indique qué se debe y qué no se debe hacer. Nuestro gran desafío es articular el encuadre clásico con lo actual.

¿Qué padres nos encontramos en la clínica actual?

Nos encontramos con padres desorientados que buscan soluciones rápidas, que les digamos qué hacer. La desorientación sustituye, en muchos casos, el ineludible trabajo conjunto de la pareja de padres, por búsquedas en Google, revistas o entidades mediáticas que no exigen el esfuerzo de un cuestionamiento: el saber puesto fuera.

De nuevo nuestro desafío, sostener su demanda para favorecer pensar y poder transmitirles que ese saber lo tienen pero hay que poder conectarse con él y en eso nosotros podemos ayudarles.

En paralelo a esta tendencia nos encontramos con frecuencia a padres que buscan en los hijos la fuente de aprobación, necesitan ser valorados y considerados “buenos padres”, buscan que sean los hijos quienes les confirmen que actúan bien y les confirmen que son buenos padres. Este reclamo narcisista está en el origen de muchas de las dificultades para poner límites.

¿Qué hacer cuando los padres nos demandan que les digamos qué tienen que hacer?

En nuestra profesión el mantra de que el cliente siempre tiene la razón choca de bruces con los planteamientos psicoanalíticos, ya que son precisamente las razones del consultante donde se sostiene su sintomatología. Ceder al imperativo mercantil (dame lo que te pido), responder a la demanda de quien acude a nuestra consulta, no haría más que acallar las causas inconscientes de su padecimiento.

Si como en un Tik Tok tuviéramos que dar respuesta a qué decir a los padres en menos de un minuto diríamos que las pautas que podemos ofrecerles son la escucha y la palabra.
El psicoanálisis busca dar sentido al síntoma a través de la interrogación.
Nosotros devolvemos reflexión, algo tan sencillo y complicado a la vez.

Elena Traissac
Psicóloga Clínica Psicoanalista.
Miembro de la Comisión Directiva y
Docente de Posgrado de AECPNA


Entradas Similares del Autor: