El próximo 20 de octubre damos comienzo a nuestro Ciclo de Sábados: ”Construyendo brújulas para explorar nuevas realidades. Las diferencias sexuales, hoy”

En este primer encuentro, Daniel Betancor, bajo el título de Transexualidad. Género. Identificación. Subjetivación, abrirá con su ponencia una serie de planteamientos y reflexiones que entendemos son sumamente necesarios para abordar las problemáticas a los que nos convoca la clínica actual. Como enunciamos en la convocatoria a este Ciclo, los psicoanalistas necesitamos nuevas herramientas conceptuales para enfrentar nuevos desafíos, nuevos mapas para explorar nuevos territorios.

Para abordar los cambios transcurridos desde el comienzo mismo del psicoanálisis, se torna necesario, a un siglo de existencia, reflexionar sobre nociones como: subjetividad, identidad sexual, identidad de género, constitución del psiquismo y sexualidad infantil, con vistas a lograr que el psicoanálisis se desprenda del lastre acumulado por la moral del siglo XX para depurar sus enunciados y que nos permita conservar todo el valor de sus paradigmas en el siglo XXI.

La producción de subjetividad sabemos que es de orden histórico, social y político; alude a los modos con los que cada sociedad determina las formas con las cuales un sujeto se constituye como sujeto social y se inserta en el mundo en que le toca vivir. La constitución del psiquismo, por su parte, intenta cercar un conjunto de variables que implican cierta universalidad, cuya permanencia se sostiene más allá de ciertos cambios en la producción de sujetos históricos.

Sabemos que la sexualidad no es un camino lineal que va desde la pulsión parcial a la asunción de la identidad adulta, pasando por el control esfinteriano y el Edipo como estaciones de un recorrido, sino que se constituye como un complejo movimiento de ensamblajes y resignificaciones, de articulaciones provenientes de diversos estratos de la vida psíquica y de la cultura, con una fuerte incidencia cultural e ideológica, que nos obliga a un deslinde riguroso y renovado en la llamada constitución de la identidad para permitirnos abordar cuestiones tan complejas como las diferencias sexuales y la diversidad.

Esperamos que en este encuentro, y en los próximos que tenemos previstos para los próximos meses, podamos debatir y reflexionar sobre estos temas tan apasionantes como imprescindibles.